ENSANCHA 2016

Hasta lo ultimo de la tierra… Hch 1.8

Bienvenido

TIEMPO CON JESUS

Escucha Devocional diario

Lunes: Bajo su abrigo

“El que habita al abrigo del Altísimo, morará bajo la sombra del Omnipotente. Salmo 91.1

 

Solo quien vive una vida de comunión con Dios, está a salvo y puede gozar de su protección. Caminar con Dios no significa buscarle solo en tiempos difíciles, ni esperar que los problemas nos acerquen a Él, hay una bendición muy grande para los que han decidido habitar bajo su abrigo.
Habitar significa residir o permanecer en un lugar, no es una visita, no es una oración, es una decisión diaria y radical hacer de la presencia de Dios nuestra morada, quien escoge comenzar por fe su semana en Dios caminara seguro que su sombra le cubrirá en todo momento y lugar.
En la presencia de Dios comenzamos esta semana bajo su abrigo estaremos seguros y confiados.

Promesa: Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro. (Sal 91.4)

Compártelo:            Leer mas…

Martes: ¿Donde estas?

“Mas Jehová Dios llamo al hombre, y le dijo:
¿Dónde estás tú? Génesis 3:9

 

Desde los tiempos más antiguos Dios ha buscado conversar con el hombre, es su deseo mantener una relación fuerte y continua.
Dios llama al hombre, quien había sido engañado por la serpiente, y le hace una pregunta crucial: ¿dónde estás? Pregunta que denota la ruptura de la comunión que sostenían con Dios en el huerto.

Ese deseo de comunicación de Dios con el hombre continúa a través de las épocas y se dirige en estos días a nosotros y pregunta: ¿dónde estamos? Tal vez sin darnos cuenta empezamos a alejarnos de Dios, dejamos de comunicarnos con El y es el momento que el enemigo utiliza para engañarnos. Dios quiere conversar contigo, que nada rompa tu comunión, si le buscas le encontraras. Amen

Promesa: y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón. (Jer 29:13)

Compártelo:        

Miercoles: Sube mi Oracion

“Suba mi oración delante de ti como el incienso, el don de mis manos como ofrenda Salmo 141:2

 

Que podamos orar al Dios todopoderoso y que Él nos preste su atención es un gran privilegio. Pero, ¿te has preguntado alguna vez si tu oración y lo que haces es agradable delante de Dios? esta inquietud la responde el salmista asegurando que nuestro clamor sube como incienso y el don de nuestras manos es una ofrenda delante de Él.
Hoy podemos llenar la presencia de Dios con nuestra oración, podemos levantar una ofrenda haciendo lo que él nos envió a hacer, cada vez que clamamos, cada vez que servimos con amor hay un incienso que sube a su presencia y alegra el corazón de Dios, abre los cielos y desata su favor, que nada detenga tu oración y servicio a Dios.

Promesa: Cuando Salomón oró, descendió fuego de los cielos, y consumió el holocausto y la gloria de Jehová llenó la casa (2 Cr 7.1)

Compártelo:        

Jueves: No te detengas

 

“Ten ánimo, como has testificado en Jerusalén, es necesario que testifiques en Roma (Hechos 23.11)”

Pablo enfrentaba uno de los momentos más difíciles en su vida, muchos conspiraban en su contra, aun la cárcel le sirvió de refugio, pero Dios se presenta y le dice: ¡ten ánimo!
El corazón del apóstol no contemplaba dejar las cosas en ese momento, sino llegar más lejos: a Roma y predicar el evangelio, Dios se presenta y pronunciando su nombre para que no hubiera duda en él le asegura que su ministerio no ha terminado, le dice pablo respira y levántate, no es tu fin, ¡Roma te espera!

¡Animo! A pesar de las dificultades recuerda que Dios no ha terminado contigo, es necesario que respires y te levantes, los mejores tiempos aun estar por venir.

Promesa: Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé (Jos 1.5)

Compártelo:        

 
Viernes: Dios primero

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. (Mateo 6:33) 

Las palabras de Jesús citadas en el versículo no proponen cambiar la sociedad, sino modificar su más íntima manera de razonar, aunque tengamos muchas metas por delante y necesidades que suplir nada puede invertir el orden: Dios primero.
¿Qué implica esta exhortación? Cuidar nuestra comunión con Dios, es el principio de toda bendición, cuando no las recibimos en el orden de Dios dejaran de añadir bendición y comenzaran a restar en nuestra relación con El. Siempre tendremos la oportunidad de sumar o restar, aunque alcancemos grandes cosas, si no está Dios primero, en algún momento restaran, pero si caminamos en el propósito de Dios por pequeñas que parezcan cada victoria añadirá gozo, paz y bendición. Amen

Promesa: Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, a los que conforme a su propósito son llamados (Ro 8.28)

Compártelo:        

SIGUENOS

Redes Sociales

EN VIVO

Domingos 8:30 y 10:30am